"Si quieres dejar de hacer lo que haces, deja de ser lo que no eres."

Alejandro Jodorowsky

 

La formación es otro de los pilares fundamentales para el desarrollo profesional y la mejora de los resultados de la empresa: tanto a nivel financiero, como de satisfacción de los empleados y de los clientes.

Soy un firme seguidor de la formación efectiva, es decir, aquella que realmente genera cambios en las personas y consigue que lo enseñado, que el conocimiento adquirido, se interiorice y sea llevado a la práctica, que enriquezca la capacidad de acción y el conocimiento de la persona.

Como decía Johann Wolfgang Goethe, “No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer”.

Creo que padecemos sobrecarga de información, y es una realidad que llevar a cabo cambios es una tarea difícil y costosa para aquel que los quiere emprender, sobre todo cuando hablamos de habilidades personales, y de áreas como el liderazgo, la gestión de equipos, etc. Por ello mi filosofía es:

  1. Proporcionar sólo aquellos conceptos claves. Como dice Ken Blanchard: “aprender más de menos, y no menos de más”.
  2. Y facilitar su puesta en práctica. Aquí el uso del coaching tiene un papel fundamental y clave para facilitar ese cambio y la puesta en práctica de los conocimientos transmitidos.