Seleccionar página

The Company Men

Interesante película que muestra el lado más cruel del sistema capitalista puro. Además de pasar un buen rato, recibiréis mensajes muy valiosos. Y es que durante la película afloran cuestiones cruciales en los tiempos que corren como:

– ¿Cuidamos todas las áreas de nuestras vidas, o lo volcamos todo en el trabajo y en el éxito profesional de manera que cuando perdemos el trabajo desaparece nuestra identidad?

– ¿Nos olvidamos de nuestros valores, de lo que realmente es importante en nuestras vidas?

– ¿Realmente somos las personas tan importantes como los directivos o accionistas nos dicen? Si es así, ¿por qué en épocas de crisis son los trabajadores los primeros sacrificados?, ¿qué hay del enorme esfuerzo y sacrificio que las personas llegan a hacer por las organizaciones?, ¿no sirve de nada?

– ¿Tienen las empresas una visión a largo plazo y sostenible, fiel a unos principios, a una ética?, ¿o priman las medidas cortoplacistas aunque eso signifique  justificar todo tipo de acciones y decisiones?

Y es que en época de crisis, TODO vale con tal de preservar el valor del accionista, la supuesta supervivencia de la organización, y sobre todo los millonarios salarios de sus directivos, cueste lo que cueste.

Señores, ¡esto tiene un punto y final!. Y es que ya hay organizaciones que sin perder el foco en competir, en crecer, en ser rentables, realmente apuestan por sus personas y tienen una visión a largo plazo, y eso garantiza su ÉXITO. Porque son organizaciones éticas, que en épocas de vacas flacas TODOS se sacrifican de un modo solidario. Porque realmente apuestan por las personas e intentan por todos los medios que éstas sigan en el proyecto. Prescindir de ellas llega a ser la última opción, y curiosamente ¡raras veces tienen que hacerlo! Porque sin dejar de jugar en la liga “capitalista”, tienen un gran carácter social, mirando a las personas como eso, PERSONAS, y no como una mera relación mercantil: tu trabajas yo te pago. ¡Qué NO!, que esto ya no funciona. Y si no te lo crees hazte tú esa pregunta, ¿elegirías una empresa donde te pagan por lo que haces,?, ¿o una organización que te hace partícipe, te respeta, confía en ti, te trata como un adulto, facilita tu desarrollo, cuya aportación va mucho más de la mera producción y tiene en cuenta el entorno social y medioambiental de verdad, y además de eso te proporciona un salario? Aún dudas de la respuesta. Y es que con esto consiguen que todas las personas se impliquen de verdad, participen en el proyecto. La organización se convierte en una red cerebral, “la organización neuronal”. Todas las personas pensando y actuando por el mismo fin, alineadas, motivadas, implicadas, ¡una empresa así es IMPARABLE!

Pues sí, repito y no me cansaré de hacerlo, ¡esto tiene punto y final!, porque yo sé qué tipo de organizaciones elegirán todos para trabajar. Y porque esto no es una utopía, esto es una realidad, ¡EXISTE!. Tan sólo tienen que echar una ojeada a la asociación GBE-NER para verlo, donde mis amigos de K2K emocionando, Juan Jesús (el coordinador de GBE-NER), y todas las organizaciones que conforman la asociación, están realizando una labor encomiable y digna de destacar. Y mientras siga creciendo el nº de empresas que adopta esta filosofía de gestión y estos valores, más difícil lo tendrán las empresas clásicas para encontrar personas dispuestas a trabajar en ellas. La cuenta atrás ya está en marcha, ¿a qué esperas? Si en el fondo es lo que siempre has soñado. ¡No te dejes vencer por los miedos a lo desconocido!