Seleccionar página

Comentaba en un post anterior (Las “prisiones” en las que vivimos… los personajes que determinan tu liderazgo y tus resultados), que dentro de nosotros habitan múltiples personajes, también denominados YOes o partes internas. He observado al trabajar con mis clientes, y fruto de mi propio proceso, que hay una serie de ellos, 8 en concreto, que se repiten, y que pueden limitar tu liderazgo relacional. A menudo uno se identifica en varios de ellos que, en función del contexto y momento, pueden estar más o menos presentes en tu día a día. Cada personaje tiene su propio sistema de creencias, sus miedos (conscientes o inconscientes), sus valores, sus patrones de comportamiento, etc. A éstos le he dado un nombre que los identifica y, en mi opinión, nos ayuda a comprenderlos mejor:

  1. EL PERFECCIONISTA. El perfeccionista busca la perfección en todo lo que hace. Pone mucho foco en el detalle, en los defectos, en lo que falta, en vez de en lo que está bien, y esto puede acabar desmotivando a su equipo.
  2. EL ESFORZADO. Suele trabajar muy duro como mecanismo para demostrar su valor. A menudo tienen largas jornadas de trabajo y muchos asuntos que atender. Cree que puede con todo. Tiene dificultad para encontrar equilibrio entre lo laboral y lo personal.
  3. EL GANADOR. Quiere ganar siempre, estar entre los primeros, lograr sus objetivos, de este modo se siente valioso, poderoso. Suele ser muy competitivo y ambicioso. Hay un cierto sentimiento de superioridad con respecto al resto. Se exige y exige a su equipo todo lo necesario por ganar, por lograr el objetivo.
  4. EL CONTROLADOR. Tiene tendencia a controlar lo que hacen los otros, a seguir al detalle la actividad de su equipo. Piensa que hay un modo bueno de hacer las cosas, y suele ser inflexible ante las sugerencias y nuevas ideas. Suele dictar lo que otros deben hacer y cómo hacerlo, más que influenciarlos para que lo hagan y permitir otros modos de hacer las cosas.
  5. EL LISTO. Basa su valía en todo el conocimiento que atesora, en tener la razón. Suele tener las ideas y opiniones muy claras, y las defiende con vehemencia. Es difícil que le convenzan o que cambie de opinión. Suele tener una sensación de saber más que los demás, de ser más inteligente.
  6. EL MISTERIOSO. Suele venir acompañado de alguno de los otros personajes vistos anteriormente. Se muestra más bien reservado, con un aire misterioso, contando muy poco o nada sobre él o ella. Sus relaciones suelen ser distantes y meramente profesionales.
  7. EL GREGARIO. Se siente valioso estando en equipo, perteneciendo y apoyando a éste, sintiéndose respaldado por éste, y manteniendo a todos contentos. Suele evitar las conversaciones difíciles y dar feedback sensible.
  8. EL SALVADOR. Se siente valioso ayudando a los demás. Suele estar disponible para ayudarlos, pero priorizándolos sobre sus tareas y sin medir el impacto en su trabajo.

     

    Es cierto que cada uno de ellos puede tener un efecto limitante en tu liderazgo, y también lo es que, en su justa medida, puede proporcionarte grandes beneficios. De hecho, cada uno de estos personajes te ha permitido desarrollar una gran serie de capacidades.

Iniciativa para tu Liderazgo

¿En cuál de ellos te sientes identificado?

¿Cuáles de ellos están más presentes en tu día a día?

¿En qué contexto, en qué momento aparece cada uno?

¿Qué talentos te han permitido desarrollar? ¿Cómo sería usarlos en su “justa medida”?